Pruebe los cruceros por la costa del Pacífico para unas vacaciones de escapada rápida

El emblemático muelle de Santa Mónica al atardecer

¿Flotan por su mente las fantasías de los cruceros por la costa del Pacífico? ¿Unas vacaciones de escapada rápida serían el escape perfecto de su apretada agenda? Recargue su ánimo con un viaje de ida y vuelta en crucero entre Los Ángeles, California y Ensenada, México. Para aprovechar al máximo un crucero corto por la costa del Pacífico, estos son algunos de los lugares que definitivamente no querrá perderse.

Visite San Pedro para una probada de Los Ángeles antes de su crucero por el Pacífico

Ubicado en la gran ciudad de Los Ángeles, la comunidad histórica de San Pedro es el lugar perfecto para pasar el día. Hay vuelos directos a Los Ángeles desde muchas partes del mundo, por lo que puede programar llegar a LA a su antojo antes de que salga su crucero. Navegue por el pintoresco vecindario de San Pedro en los tranvías de época de los años 1920, que lo transportarán a las diferentes atracciones. Súbase al tranvía de San Pedro, que cuesta solo un dólar por un día completo de viajes ilimitados, cuenta con acceso aprobado por la Ley para estadounidenses con discapacidades (ADA) y sus paradas incluyen el Museo Marítimo de Los Ángeles y la estación Marina. También podrá caminar hasta el USS Iowa desde el tranvía y visitar el centro de San Pedro.

¿Tiene más tiempo para explorar? Visite playa Cabrillo y el acuario marino de Cabrillo antes de dirigirse al World Cruise Centre para comenzar su crucero por la costa del Pacífico.

Crucero a lo largo de la costa de California

Mientras navega por la costa del Pacífico, querrá aprovechar todo lo que esté disponible para usted en su crucero. Pase su noche rejuveneciéndose en la piscina o en el Lotus Spa, luego avive las cosas por la noche con opciones de cena, entretenimiento en vivo y juegos de casino. No olvide salir a ver el atardecer de la costa oeste.

Si decide realizar un crucero de cuatro días, deberá ir a San Diego, Isla Catalina o Santa Bárbara. Pase el día recorriendo pueblos costeros, jardines o incluso el mundialmente famoso zoológico de San Diego.

Siga los pasos de las celebridades de Ensenada

Ensenada es uno de los puertos de escala más populares en un crucero por México, y con toda razón: puede visitar varios viñedos galardonados, un géiser marino gigante y la Riviera del Pacífico, un antiguo refugio de los ricos y famosos.

Comience el día dando un paseo por la península de Punta Banda para ver La Bufadora. Este géiser marino es uno de los más grandes del mundo: ¡El agua se dispara a 18 o incluso 30 metros de alto! Prepárese para mojarse cuando ese géiser ruge.

Luego, visite Baja mientras recorre uno de los varios viñedos, como Bodegas de Santo Tomás, la bodega más antigua de Baja California. Luego diríjase a la Riviera del Pacífico, donde se dice que nació la margarita. Inaugurado en 1930 y dirigido por Jack Dempsey, este hotel y casino floreció en la década de 1950. Disfrute de la hermosa arquitectura de estilo árabe y español y visite sus jardines, galería y museo de historia. Mientras esté allí, aprenderá sobre la famosa e infame clientela de Riviera, desde Lucille Ball hasta Al Capone.

Cuando necesite una escapada rápida, tome uno de los cruceros de Princess Cruises por la costa del Pacífico. En un crucero de tres o cuatro días, pasará un tiempo remojándose en la cultura californiana y viendo el atardecer mientras navega hacia México, desde donde explorará las vistas y los sabores de Ensenada. Cuando regrese a casa, se sentirá completamente nuevo.