Tres horas de actividades en la Bahía de los Glaciares

Guardaparques nacionales a bordo de nuestros barcos en Alaska

¿Cuál es la mejor forma de usar las tres horas de que dispone en la Bahía de los Glaciares? En este enorme parque nacional, las posibilidades de explorar y conocer la vida silvestre de Alaska son innumerables. Aquí le ofrecemos tres actividades increíbles que puede hacer en el Parque Nacional de la Bahía de los Glaciares.

Fotografiar el espectacular paisaje

Cuando el sol asoma entre las nubes sobre la fría bahía, los rayos bajan y tocan los campos helados, convirtiéndolos en extensiones de un azul sobrenatural. Los agrestes picos se elevan sobre los campos helados, contrastando marcadamente con el brillo de los glaciares. Las vistas lo dejarán, literalmente, sin aliento. Pero la maravilla de esta tierra no termina allí. Desde la Bahía de los Glaciares tendrá una vista espectacular de 360 grados. Asegúrese de tener con usted una cámara (con una cubierta polarizada para la lente) porque aquí tendrá la oportunidad de tomar fotos increíbles de la más hermosa cadena montañosa costera de Alaska. Si trae con usted una lente, le recomendamos también traer un trípode para que las imágenes sean claras y precisas. Incluso sin todo este equipo, tomar fotos del cautivador paisaje es una de las mejores actividades en el Parque Nacional de la Bahía de los Glaciares.

Descubra una variedad de vida silvestre

La Bahía de los Glaciares, uno de los 23 parques nacionales de Alaska y parte de un sitio de 10 millones de hectáreas designado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, alberga 1,3 millones de hectáreas de montañas costeras agrestes, cientos de glaciares, bosques templados y fiordos. Brinda una vista increíble de uno de los últimos lugares realmente naturales. Esté atento a las copas de los árboles, ya que allí anidan las águilas calvas, y junto a la desembocadura de los arroyos, donde suelen verse osos cuando atrapan peces. También es posible que vea nutrias nadando y jugando en el agua, y las focas moteadas que relajadas se tienden al sol sobre los icebergs en la base de los fiordos. Los guardabosques nacionales a bordo de los cruceros por Alaska comparten con los viajeros información valiosa sobre estos maravillosos animales, y los ayudan a distinguir la vida silvestre más difícil de detectar, como los carneros de montaña que pastan en las montañas.

Maravíllese ante los glaciares

Mientras está en la cubierta de su crucero por Alaska viendo la amplia expansión de hielo y roca, déjese inundar del profundo silencio de la naturaleza que lo rodea. Y luego oiga los retumbos y crujidos —el sonido que hacen los glaciares cuando grandes bloques de hielo se separan y caen en el agua abajo. El desprendimiento, o ruptura, es un fenómeno que ocurre en los glaciares durante su ciclo de avance y retroceso. Cuando un glaciar no toca el agua, no hay desprendimiento. Los glaciares son una excelente oportunidad de ver la geología en movimiento y conocer la vida animal y vegetal silvestre única que surge y vive en la tierra nueva que queda expuesta después de la actividad glacial.

Con tanta belleza natural a su alrededor, tres horas es tiempo suficiente para ver todo lo que hay en la Bahía de los Glaciares.

¿Le interesa conocer la Bahía de los Glaciares personalmente? Explore nuestros cruceros de Alaska, que cuentan con al menos una oportunidad inolvidable para ver glaciares.