Los glaciares de College Fjord, Alaska

Princess Cruises navega por el impactante fiordo College en un crucero hacia el norte Voyage of the Glaciers. Entre los glaciares de Alaska, el glaciar Harvard que puede verse aquí, es el segundo glaciar de marea más grande de esta región, en el extremo noroeste del fiordo.

El año era 1899, cuando el magnate de ferrocarriles y millonario Edward Henry Harriman comenzó una ambiciosa expedición a Alaska en la que recorrería, registraría y nombraría muchos de los glaciares de Alaska. Agotado por el arduo trabajo, su médico le recomendó tomarse unas vacaciones y ese viaje fue la respuesta, la búsqueda de un millonario del siglo XIX de recuperarse del agotamiento.

El 31 de mayo de 1899, 126 pasajeros y la tripulación (23 de los cuales eran científicos destacados) abordaron el bien equipado George W. Elder en una emocionante salida altamente publicitada. El periódico The New York Times llamó a su destino el “El dorado americano”, debido a la fiebre del oro que tenía lugar en Alaska. Dos meses más tarde, sin embargo, Harriman regresó con tesoros naturales: más de 100 arcones llenos de especímenes y más de 5000 fotografías e ilustraciones a color. Aún se los considera una colección científica invaluable.

En 26 de junio de 1899, la embarcación Elder navegó por el fiordo College, y el grupo de científicos (entre los que estaba John Muir, profesor de la Universidad Amherst y experto en glaciares, y el instructor de mineralogía de Harvard, Charles Palache) nombró a los glaciares de Alaska según las principales universidades del país. Entre otras estaban Amherst, Barnard, Bryn Mawr, Harvard, Smith, Vassar y Yale. Los glaciares en el lado noroeste ostentan nombres de universidades para mujeres, y los del lado sureste nombres de las universidades para hombres. ¿Y qué pasó con Princeton? Se dice que los científicos tuvieron mucho placer en ignorarlo.

El glaciar Harvard es el más grande de todos los glaciares del fiordo College en el extremo noroeste, y es el segundo glaciar de marea más grande en Prince William Sound. Un glaciar de marea fluye desde un valle montañoso hacia el mar, y sufre grandes desprendimientos cuando una masa de hielo se separa del glaciar y cae, con un ruido estrepitoso, en las aguas. Los glaciares más activos del mundo son los de Prince William Sound. El glaciar Harvard también podría ser el más impresionante de observar: Su frente, con un ancho de un kilómetro y medio, exhibe su profundidad de más de 60 metros y se extiende por 38,4 km hasta el campo de hielo Chugach, parte del Bosque Nacional Chugach. Una vez que ingresan en el fiordo College, en Alaska, los pasajeros que viajan en un crucero de Alaska podrán ver el glaciar Harvard como el último en una serie de cinco, separado por millas y montañas, tal como probablemente lo hicieron los científicos de la expedición Harriman.

Nadie captó ese momento de la exploración mejor que John Burroughs, un escritor naturista y miembro de la expedición que viajaba en el Elder, quien escribió “El clima era bueno, pero el mar estaba frío. Y nuevamente, estábamos en un cajón de hielo: glaciares a nuestra derecha, a nuestra izquierda y delante nuestro, caían los bloques de hielo y retumbaban, las montañas estaban surcadas con glaciares, y la entrada de la bahía amurallada con ellos”. Si bien algunos de los glaciares que vio la expedición de Harriman han retrocedido, otros han continuado con sus ciclos de movimiento naturales, casi sin intervención del ser humano. Los glaciares de College Fjord permanecen tan intactos como ese día prístino en junio 18 99.

Hoy en día, puede navegar por el mismo paisaje especial en un crucero por Alaska y recrear en parte la famosa expedición de Harriman, pasando junto a los glaciares rumbo al fiordo College de Prince William Sound. Y tal como ocurrió con Harriman, indudablemente regresará totalmente come back new.