Lo más destacado del Louvre: 5 piezas de arte que ver al visitar el museo

El museo del Louvre, París.

El Louvre suele ocupar el primer lugar, o casi, en las listas de actividades de las personas que viajan a París. Pero una visita al Louvre no es tan simple como parece. El museo más grande el mundo abarca unas 6 hectáreas, con 35.000 obras de arte en exposición. No es posible ver todas las obras de arte del Louvre en un día y probablemente una semana tampoco alcance.

Por supuesto, no todas las obras de arte tienen el mismo significado, por lo que si desea conocer algunas de las mejores creaciones artísticas del mundo, asegúrese de ver por lo menos estas cinco obras más destacadas del Louvre cuando lo visite.

  1. La Mona Lisa

    Sin duda alguna, el retrato de la mujer con la sonrisa enigmática de Leonardo da Vinci es la obra más conocida de todas las que alberga el Louvre. Lo que es menos conocido, tal vez, es que la identidad de la mujer ha sido debatida durante siglos. Algo que puede sorprender es que la pintura mide solamente 53 cm x 76 cm, y está protegida por un vidrio a prueba de balas.

  2. Venus de Milo

    La estatua de mármol de la mujer semi desnuda data de aproximadamente de 100 años AC a 150 años AC. Fue descubierta en pedazos en 1820 en la isla griega de Milos, y si bien se ha restaurado cuidadosamente, los brazos siguen faltando. Un excelente ejemplo del arte helenístico, las gráciles y femeninas curvas han hecho pensar a muchos que esta estatua representa a Afrodita, la diosa del amor.

  3. El Esclavo rebelde y el Esclavo moribundo

    Estas dos esculturas de Miguel Ángel fueron creadas originalmente para la tumba del Papa Julio II. Si bien ambos esclavos están encadenados, sus actitudes son diametralmente opuestas. El esclavo moribundo es un hombre joven que puede estar durmiendo o haber fallecido, mientras que el esclavo rebelde parece luchar contra sus cadenas. Qué simboliza cada esclavo ha sido y sigue siendo un misterio.

  4. Venus ofrece dones a una joven

    Este fresco de Sandro Botticelli fue descubierto en la Villa Lemmi en Florencia, cuando se retiró una capa de lechada en 1873, y fue traído al Louvre. En este fresco se puede apreciar a la diosa Venus, acompañada por las tres Gracias, entregando flores a una joven. Es posible que la pintura haya sido un encargo para conmemorar las bodas de un miembro de la familia.

  5. Lammassu

    La enorme escultura de un buey con cabeza humana y alado tiene cuatro metros de alto por cuatro de ancho, y está tallada en un solo bloque de piedra. Estos genios traídos desde la Siria moderna hasta el Louvre, estaban compuestos por un hombre, un buey y un pájaro, y se creía que protegían a las personas que habitaban en el lugar de los enemigos.

Así que ya hay cinco obras de arte del Louvre que no puede perderse. Buena suerte con las otras 34.995.

¿Le gustaría visitar algunos otros de los destinos culturales más importantes de Europa? Obtenga más información sobre los cruceros a Europa.