3 datos sobre la cocina europea única de Bruselas

Terraza de un café en Bruselas, Bélgica.

Ubicada entre Francia, los Países Bajos y Alemania, Bélgica ejemplifica la tremenda narrativa cultural de la región. Bruselas, su ciudad capital, funciona como la capital de facto de la Unión Europea, lo que la convierte en un centro de negocios y gobierno. Además de ser reconocida por sus contribuciones históricas, artísticas y arquitectónicas, Bruselas destaca por su cocina europea. Aquí tenemos tres datos interesantes sobre la comida belga:

  1. Hay más de 4000 vendedores de papas fritas en las calles de Bélgica

    Las papas fritas belgas (primas hermanas de las conocidas papas fritas francesas) es un componente básico de la cocina belga, y se remontan al siglo XVII. La receta básica que siguen la mayoría de los vendedores de Bruselas es sencilla. Primero, cortan papas bintje en tiras delgadas que luego fríen en grasa bovina (dos veces, por si acaso) y luego las cubren con diversas salsas sabrosas. El resultado es una delicadeza maravillosa en color dorado que supera ampliamente cualquier comida rápida conocida. Cuando pasee por las calles de Bruselas, seguramente verá varios vendedores de papas fritas, conocidos localmente como frietkots. Hay un encendido debate respecto de quién hace las mejores papas fritas en Bruselas, por lo que recomendamos que pruebe las de varios vendedores, para dar su veredicto.

  2. Hay más de 450 variedades de cerveza belga

    No hay mejor acompañamiento para las papas fritas que una refrescante e internacional cerveza belga. Con la que podría ser la tradición cervecera más aclamada del mundo, no faltan cervezas para cualquier paladares. Los estilos van de las cervezas de malta trapense con cuerpo que han sido elaboradas por monjes durante siglos hasta las cervezas lambic de trigo sin malta.

    Se recomienda a los verdaderos amantes de la cerveza que intenten conseguir una botella de la elusiva Westvleteren 12. Considerada por muchos de los conocedores de cerveza como la cerveza de malta más fina del mundo, la sabrosa Westvleteren 12 se prepara en cantidades increíblemente limitadas en la Abadía Trapense de San Sixto en la región oeste de Belga, y muy pocas veces sale del país. Los afortunados que logran obtener una botella tendrán más de una razón para saborear esta extraordinaria cerveza.

  3. Bélgica produce más de 172.000 toneladas de chocolate por año

    Ningún viaje a Bruselas está completo si no se degusta el chocolate de nivel mundial por el que se conoce a Bélgica. En un país con más de 2000 tiendas de chocolate, es muy fácil lograr esta misión. En Bruselas abundan tiendas llenas de deliciosos bocados, especialmente en el elegante barrio de Grand Sablon, que es hogar de muchos chocolateros notables. Algunos, como Godiva y Wittamer, han adquirido una bien merecida presencia mundial, en tanto que los más recientes, incluido el visionario Pierre Marcolini, están rápidamente creando una base de seguidores fieles.

Estos tres datos son tan solo la punta del iceberg de la gastronomía en Bélgica. Explore y descubra todas las opciones culinarias belgas.

¿Está preparado para explorar la exclusiva cocina belga en Bruselas? Descubra el crucero por Europa perfecto para usted.