N.º 2 Canal de Panamá

Es posible que muchos de nosotros conozcamos el canal de Panamá en relación con el papel que tiene en el comercio y la navegación, además de su importancia estratégica para los Estados Unidos. Sin embargo, no es fácil comprender el verdadero efecto que ha tenido en el mundo industrial. Solo cuando lo visité personalmente pude darme cuenta de su magnitud, y el impacto que ha tenido no puede subestimarse. La odisea que implicó abrir una vía de agua de 82 km por tierra firme, y hacerlo entre 1904 y el comienzo de la Primera Guerra Mundial, es una hazaña que sigue siendo increíble. Esta vía acortó el viaje entre el océano Atlántico y el Pacífico en 12.874 km. Antes del canal, los barcos tenían que rodear toda América del Sur para arribar al Pacífico. ¿Octava maravilla? Sin duda alguna. Y solo puede apreciarse la magnitud de esta obra cuando se recorren las enormes esclusas en un crucero por el canal de Panamá que permite conocer las hazañas de ingeniería espectaculares de este lugar. Cerca del canal, por ejemplo, las esclusas de Gatún muestran la maravilla técnica de elevar los barcos hasta 26 metros solo con la ayuda de la gravedad, antes de seguir su viaje hacia el oeste.

El barco Princess Italia atravesó el canal en 1967 y desde ese momento los cruceros de Princess Cruises han ofrecido viajes de un océano al otro, además de tránsitos parciales desde Florida. En la actualidad, un pasaje entre los dos lados de la costa permite tener contexto del alcance monumental del canal, y además brinda la oportunidad de explorar algunos de los sitios más fascinantes de Centro y Sudamérica, desde magníficas obras creadas por el hombre hasta culturas nativas, tesoros del viejo mundo e impactantes maravillas naturales.

A poca distancia del canal puede visitarse el Parque Nacional Soberanía, con sus excelentes oportunidades de avistamiento de aves y caminatas, conocer un poblado emberá para entender algunas de las culturas indígenas que hacen rica esta región, y realizar un tour del lago Gatún, que en el momento de su creación fue el lago artificial más grande del mundo. Una visita destacada en cualquier itinerario en esta región es, por supuesto, una exploración de la antigua ciudad de Panamá, sitio Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y destino de los jubilados de Estados Unidos. La antigua catedral de la ciudad y sus conventos en ruinas se combinan con restaurantes y bares nuevos, lo que hace de Panamá Viejo un destino obligatorio.

Otra ciudad antigua, también Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, y que me dejó totalmente sin palabras fue Cartagena, joya del Caribe. Decir que es un lugar romántico no alcanza a describir su encanto. Hace algunos años me enamoré de su atmósfera colonial y sus aires de viejo mundo, que se combinan con un espíritu que solo puede describirse como ¡caliente! Parejas paseaban en antiguos carruajes por las calles adoquinadas mientras la música afrocubana se desparramaba por las ventanas de las haciendas de siglos de antigüedad. Pequeños y emblemáticos edificios (algunos de los cuales han formado parte de las historias del escritor más famoso del país, Gabriel García Márquez) han sido transformados en galerías de arte y tiendas únicas. La comida fue, realmente, un festín para los sentidos: ceviche con lima, mariscos y pescados frescos servidos en terrazas de restaurantes bajo la sombra de floridas buganvillas, que mágicamente se convertían en escenarios de fiestas y bailes que duraban hasta bien entrada la noche. Desde la monumental fortaleza de la ciudad fue fácil entender por qué este lugar fue un puesto de observación estratégico tan importante, con vistas de 360 grados del agua circundante. Y comprendí también que los amantes lo usaran para encuentros románticos bajo la luz de la luna.

Las diversas atracciones que están cerca del canal son también el sueño de todo naturalista. La selva tropical Veragua de Costa Rica, por ejemplo, es una joya destacada dentro de la conocida biodiversidad del país, y abundan allí las coloridas mariposas, además de una red de estaciones de observación distribuidas en todo el verde esplendor de la jungla. Una visita a esta selva es como ser parte de una película en 3D de la naturaleza. Pájaros exóticos, como el encantador tucán y el diminuto picaflor verde esmeralda, vuelan tan cerca que pareciera que con estirar la mano podemos tocarlos. Los amantes de las aventuras no deben perderse los recorridos en tirolesa ni los tours por las copas de los árboles. Y los excelentes tours por la naturaleza permiten conocer el ecoturismo de este país con la increíble biodiversidad de su vida silvestre, como el puma, animal que está en rápido proceso de desaparición. El volcán Poás es también uno de los tesoros naturales destacados de Costa Rica, con su paisaje casi irreal, en el que un lago de aguas verde azuladas brilla en el fondo del cráter de 1500 metros de profundidad, mientras en lo alto las nubes y la niebla se despejan periódicamente para permitir tomar la foto perfecta.

Paso por las famosas esclusas del canal de Panamá
Paso por las famosas esclusas del canal de Panamá