Crucero por el Pasaje Interior y puertos de escala

Estas son aguas tranquilas, donde en un momento puede navegar por una gran bahía de islas de barrera y al siguiente a través de un canal estrecho flanqueado por imponentes paredes boscosas. Y es este el espléndido espectáculo del Pasaje Interior, los paisajes cambian constantemente, desde pintorescas costas hasta agradables pueblos marítimos.

El Pasaje Interior se extiende desde Puget Sound en Washington, atraviesa la costa de la Columbia Británica y finaliza en el interior del Golfo de Alaska, e incluye más de 1000 islas, una costa aparentemente infinita, y miles de caletas y bahías.

En los cruceros de Princess que parten de Seattle, San Francisco, Los Ángeles, o entre Whittier y Vancouver, lo maravillarán los impactantes paisajes y los puertos que visitará, como Skagway y Ketchikan, que datan de la era de la fiebre del oro, la ciudad capital de Juneau y Victoria, con su encanto británico.

En estos lugares podrá visitar un poblado nativo, aprender acerca de las tragedias y los triunfos en Alaska durante la fiebre del oro, o pasear en un trineo tirado por perros entrenados. En el Pasaje Interior abundan las historias que le permitirán comprender más la cultura, la historia y el estilo de vida de la Great Land.

Parque Estatal Totem Bight: Ketchikan
Parque Estatal Totem Bight: Ketchikan

Juneau

Aquí es donde Joe Juneau y Dick Harris descubrieron oro, que desencadenó una locura en el año 1880. El oro no duró mucho, pero puede probar su suerte e intentar encontrar algo, visitar las minas abandonadas y disfrutar de los hermosos glaciares de la zona. Asegúrese de detenerse en el histórico Salón Red Dog, donde aún puede verse el arma de Wyatt Earp.

Skagway

Un paseo por las encantadoras fachadas y salones restaurados de la época de los vaqueros lo llevará en el tiempo a la época de la fiebre del oro de Klondike, y puede acompañar esta experiencia con un paseo a bordo del antiguo tren que hace la ruta de White Pass y el Yukón hasta la cumbre de Klondike y el Yukón. Visite un campo minero y conozca el folclore de Alaska gracias a los relatos que compartirán con usted los personajes en traje de época.

Ketchikan

Una caminata por la histórica calle Creek, una “zona roja” durante la fiebre del oro, es una excelente presentación para conocer la ciudad que se autoproclama “Capital internacional del salmón”. Los visitantes en Ketchikan seguramente se sentirán atraídos por la herencia nativa, que se muestra en todo su colorido esplendor en el Parque Estatal Totem Bight y el poblado Saxman Native. Las culturas haida, tlingit y tsimshian forman todas parte de la historia de esta ciudad.

Anchorage

Los capitanes James Cook y George Vancouver fueron los primeros europeos en explorar esta región, pero se necesitó el Ferrocarril de Alaska para ponerla en el mapa. Actualmente, en esta encantadora ciudad se encuentra el Museo de Historia y de Arte de Anchorage y el Centro de Patrimonio Nativo de Alaska, donde puede ver artistas recreando historias tradicionales así como a artesanos trabajando.

Victoria, B.C.

Victoria es una verdadera belleza, rodeada en todos sus lados por naturaleza. Puede recorrerla en un autobús con doble piso o en un carruaje a caballo, para apreciar mejor esta ciudad capital con aires ingleses. Desde gloriosas playas hasta los Jardines Butchart, pasando por la observación de lujo de ballenas, esta encantadora ciudad canadiense es realmente un tesoro escondido.